Productos

El Global Campus funciona como base de numerosas aplicaciones: cursos en línea, sitios web de programas, espacios de trabajo de proyectos, conferencias web, foros de contacto y más. Encuentre aquí nuevas y ejemplares aplicaciones.

Nuevas oportunidades de la mano de la RSE

La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) está transformando las empresas en Latinoamérica; el cambio de mentalidad ha alcanzado a líderes de empresas en zonas aisladas de la región, según Pedro Lins, consultor de empresas basado en San Pablo, Brasil y graduado del curso que brindó el programa de Responsabilidad Social Empresarial en el Mercosur realizado entre los años 2006 y 2010 por la GIZ. En total se formaron 1.161 personas de Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay a través de este curso. Algunos de estos participantes fueron capacitados como multiplicadores y ellos desde sus países se encargan hoy en día de vender y aplicar el curso, que aún sigue disponible en el Global Campus 21, la plataforma de e-learning de la GIZ.

mas

Iniciativas como este programa no son aisladas y van acompañando con pequeños logros el aumento paulatino que tuvo en los últimos años la inquietud de la ciudadanía por el medio ambiente y por la responsabilidad social, actitud que comienza a afectar las decisiones de compra y de inversión de los consumidores. Las empresas a su vez se han vuelto cada vez más sensibles a esa responsabilidad social.

Las empresas generan los contenidos

Desde la gestión corporativa, los programas de RSE integran criterios de desarrollo sostenible de la sociedad y del medio ambiente a la búsqueda de rentabilidad en todas las prácticas de la empresa. Se trata de una forma de gestión que se define por la relación ética y transparente de la empresa con todos los públicos con los que se relaciona. Para Alberto Willi, profesor de la IAE Business School de Argentina, la RSE es “un concepto paraguas, que provee un marco de acción; cada empresa lo llena de contenido”.

La RSE debe por lo tanto verse en el contexto de la empresa, del sector al que pertenece y de la sociedad en la que se inserta. Cuando las compañías son más grandes, explica Lins, éstas van ganando poder, “y con ello tienen que asumir una mayor responsabilidad sobre el impacto que tienen en la sociedad.”

Pero más allá de una responsabilidad que la empresa debe asumir, la RSE empieza a verse asociada a oportunidades, como una forma de enriquecer el trabajo de la empresa y a la sociedad en general. Lins pone el ejemplo de Brasil, donde “hay una amplia gama de empresarios que aprendieron que los asuntos de RSE los ayuda a mantener, a aumentar y a consolidar su negocio.” En este país la RSE es considerada un factor de posicionamiento y competitividad en el mercado global, un camino para diferenciarse de los productos asiáticos que compiten por precio, y dirigirse así a los mercados más maduros como EEUU o Europa, donde la responsabilidad forma parte de la decisión de compra de los consumidores.

La CSR como estrategia

La RSE plantea además “una oportunidad para rever la relación de la empresa con su entorno, de volver a pensar cuál es el sentido de la empresa”, destaca Lins. Por un lado, hay una devolución a la comunidad, basada en la idea de que las personas son las responsables, no las compañías. Por otro, en los casos donde estas prácticas están más desarrolladas, la RSE introduce una nueva cultura corporativa, que impulsa una ética y un sistema de gestión de los valores al interior de la empresa. Pues la empresa aspira no sólo a calidad y competitividad, sino a ofrecer algo más. “La RSE en el mundo es entendida como filantropía, pero los más cercanos lo vemos como algo estratégico a largo plazo,” sostiene Willi. En un contexto con altos índices de pobreza, como el latinoamericano, la RSE cobra además, una dimensión sobresaliente, pues puede ser de mucha ayuda para resolver carencias sociales. Esto sucede en Argentina, donde en consonancia con lo que relevan las encuestas de opinión – que la mayor parte de la gente optaría por ayudar a los pobres- la RSE tiende a traducirse en acciones en temas sociales, típicamente en el área de educación y salud.

Entre las prácticas más usuales se encuentran las acciones a favor del medio ambiente, de la comunidad local – apoyo en educación o salud-, programas de voluntariado, la exigencia o trabas a proveedores según el cumplimiento de requisitos de sustentabilidad o responsabilidad. El trabajo en RSE implica planificar y generar acciones que tengan relación con el rubro de la empresa. Cargill, por ejemplo, una empresa de alimentos, invierte en desarrollar proyectos que contribuyan a una buena alimentación, a la reducción de la obesidad y de la diabetes.

Un papel importante en la implantación de la RSE en la región es el de los promotores. En Argentina este papel lo hacen las grandes empresas: la RSE se difunde a través de prácticas importadas por las subsidiarias de multinacionales, mientras que en Brasil el Estado ocupa el lugar de promotor. Pero, sobre todo, es la articulación entre todos los actores involucrados -el Estado, las empresas y la sociedad civil- lo que garantiza un buen accionar en RSE; y es ésta la clave del éxito brasilero, donde los tres actores se pusieron de acuerdo en la importancia de la RSE y adoptaron una agenda común. Ejemplo de este accionar conjunto es el Instituto Ethos que aglutina a un gran número de empresas de todo el país, les ofrece servicios asociados a las prácticas en RSE, y se ha convertido en referencia internacional en el tema. Como sostiene Lins, la responsabilidad socioambiental no se puede desarrollar solamente desde el sector privado: ha de trabajarse en conjunto con los sectores público y social, tendiendo puentes entre ellos. Si bien “el sector privado no sustituye al gobierno, tampoco podemos dejarle toda la responsabilidad, es una co-participacion y co-responsabilidad”.

El significativo aporte de la GIZ

En Argentina esta articulación falta, el trabajo está fragmentado en muchos impulsos individuales y de numerosas organizaciones civiles que no llegan a lograr impacto; el Estado por ahora ha quedado afuera. Por eso, si, como sostiene Willi, Brasil es un ejemplo “world class” en el accionar en RSE, la Argentina va un paso atrás. Se trata de un movimiento nuevo impulsado por las grandes empresas, pero a las PYMES – que son el 90% de empresas- , les está costando: aún lo ven como un lugar al que llegar. Muchas de ellas ven la RSE como un lujo, lo que refleja el estado de la RSE en la región.

El programa de la GIZ, por su parte, contribuyó y mucho a promover la transformación en el Mercosur: más de 1,000 personas completaron el curso desde iniciado el programa, permitiendo además que gente de diferentes países se aglutinara en una red de RSE y sostenibilidad. En el año 2006 la GIZ (en ese entonces InWEnt y la GTZ), y la Alianza Mercosur Alemania que nuclea a las cámaras de comercio alemanas de la región, fundaron el Centro de Competência Mercosul para RSE, con el objetivo de promover la actuación competitiva en RSE y ayudar a crear un ambiente favorable a los negocios sustentables. Actualmente y hasta 2014, la GIZ está llevando a cabo otro programa regional en RSC, “Responsabilidad Empresarial en el Marco del Cambio Climático”. Y, aún hoy la GIZ sigue conectando a los multiplicadores entre sí, quienes, según Lins, tienen “una gran oportunidad y la importante tarea de difundir estos temas en sus regiones para ayudar a que sus países se vuelvan más sustentables y competitivos”.

 

A un click de los socios de negocios de todo el mundo La nueva Bolsa de cooperación se suma a los éxitos del Programa de Capacitación para Gerentes

Kateryna Murachowska es gerente de comercio exterior para la empresa ucraniana Poltawa-Ski. Este emprendimiento mediano planifica y construye centros de esquí en Ucrania, además de hacerse cargo del montaje, la distribución y el mantenimiento de los lifts que se usan en sus centros. A la búsqueda de nuevos socios de cooperación en Alemania, Murachowska tomó parte en el Programa de Capacitación para Gerentes del Ministerio Federal de economía y tecnología (Bundesministerium für Wirtschaft und Technologie BMWi).

Así fue como la joven llegó a conocer a la empresa bávara Loipolder Seilbahn-Technik y a Kässbohrer Geländefahrzeug AG, entre otros.

Hoy en día Poltawa-SKi coopera con algunos fabricantes alemanes de lifts y telesillas y es representante de sus productos en Ucrania. La empresa también es representante general de las máquina pisanieves de Kässbohrer , además de ser la encargada del mantenimiento de estos vehículos.

Esta forma de cooperación económica internacional y exitosa, en la cual pueden beneficiarse de modo sustentable tanto las empresas extranjeras como las alemanas, es el objetivo del Programa de Capacitación para Gerentes del BMWi. Gracias a una bolsa de cooperación creada recientemente también las empresas que no participan del programa podrán acceder a este tipo de contactos comerciales internacionales sin costo alguno.

El programa de perfeccionamiento dirigido a gerentes quiere abrir sus puertas más allá de las fronteras de un modo rápido, efectivo y poco convencional. Provenientes de 13 países de Europa del Este, Asia Central y Asia, y de todos los sectores y tamaños de emprendimientos, cada año viajan a Alemania unos 800 directivos jóvenes para realizar capacitaciones de uno o tres meses de duración. La mayor parte de ellos provienen de Rusia y Ucrania, pero también hay mucha demanda de países como China e India. Entre las empresas participantes se encuentran numerosas de tamaño mediano, especialmente en el sector de ingeniería mecánica.

“Un requisito importante para participar es el interés de las empresas por entablar relaciones comerciales con empresas alemanas“, explica Daniel Strube, responsable de marketing del programa de la GIZ, institución que coordina y organiza el programa de capacitación para gerentes por encargo del ministerio de economía y tecnología federal alemán.

Además de instancias de capacitación en diversos temas como gestión intercultural o técnicas de negociación, el amplio programa ofrece también a los participantes la posibilidad de visitar aquellas empresas que despierten su interés. Según Strube “de este modo pueden plantearse las posibilidades de cooperación, o los participantes pueden aprender cómo montar un área de calidad o cómo se realiza la certificación de un producto”.

El programa responde a las necesidades de los participantes a través de once centros de capacitación repartidos a lo largo y ancho de Alemania; cuenta además con la certificación de la GIZ. Cada centro tiene asignado un determinado número de participantes del curso de capacitación, por lo general los grupos son de 20 personas. Durante su estadía en Alemania los grupos, siempre juntos, visitan la mayor cantidad de empresas posible, a veces unas 60 en su zona. “Los encuentros individuales también son posibles si se hacen a pedido, incluso a empresas que estén más alejadas,” agrega Strube.

El primer contacto entre organizadores y participantes tiene lugar en línea, en el espacio del programa de capacitación para gerentes sobre la plataforma del Global Campus. Ahí cada participante tiene su propio perfil. „Para que los participantes puedan también hacer conexiones entre sí, armamos un mercado virtual al que sólo ellos tienen acceso,“ explica Strube. La base de datos que está detrás crece año tras año en cantidad de visitantes. Este fondo de potenciales socios de negocios internacionales estará ahora a disposición de las empresas alemanas – gracias a una nueva bolsa de cooperación en línea, dirigida especialmente a aquellas empresas alemanas que quieran entablar relaciones comerciales con los países participantes.

A través de la bolsa de cooperación las empresas pueden hacer contacto con aquellos participantes cuyos perfiles les resulten interesantes. “A los participantes los llevamos directamente a las empresas, en esto nos diferenciamos de otras bolsas de este tipo”, sostiene Daniel Strube. Si, por ejemplo, una empresa constructora alemana quisiera contactar a alguien del sector de la construcción en Rusia, simplemente basta con seleccionar el país y el sector correspondientes en línea.

A continuación la empresa podrá extender una invitación a uno o más participantes, u ofrecerles un puesto de practicante por dos meses. „Rápidamente y en el corto plazo volcamos este tipo de ofertas y demandas al programa de capacitación para gerentes en curso, para que los encuentros con aquellos participantes que están por viajar a Alemania se lleven a cabo con prontitud.“ En general, estos encuentros personales tienen lugar con todo el grupo que está bajo la tutela de un centro de capacitación determinado.

Pero también los encuentros personales son posibles. “Por motivos de protección de datos la empresa alemana no puede acceder a los datos de contacto de los participantes, información que recién obtiene in situ durante los encuentros. La instancia personal está siempre mediada.“

Esta simple puesta en contacto es gratuita para las empresas. También los centros de capacitación se benefician de la bolsa, ya que a través de ella pueden fácilmente encontrar nuevas e interesantes empresas que luego podrán ser visitadas por los participantes.

„La ventaja para las empresas alemanas consiste en poder establecer de modo rápido, transparente y sin trabas relaciones de tipo internacional asi como encontrar socios de cooperación confiables,“ explica Strube. „Con el programa de capacitación para gerentes preparamos a los participantes para hacer negocios con las empresas alemanas. Tal vez puedan desenvolverse exitosamente en su propio medio laboral, pero cuando se trata de desenvolverse en el mundo de los negocios internacionales, necesitan más know-how.“

Pues especialmente en Europa Oriental y en Asia, el modo de abordar un proyecto es en gran parte distinto al de Alemania. „La gente de negocios de Ucrania o de la India no siempre define todos sus objetivos por escrito y son menos detallados en la fase de preparación del proyecto“, afirma Strube. “Entonces, cuando las empresas alemanas llegan a un encuentro con un concepto muy elaborado, muchos se sienten antes que nada intimidados.” Para las empresas locales alemanas, por el contrario, es importante saber que esta actitud no es fruto de una negligencia, sino que tiene una motivación cultural.

Se puede acceder a la Bolsa de cooperación en: http://www.giz.de/gc21/mp-wirtschaftskontakte

El aprendizaje apoyado en medios digitales en todo momento, en todo lugar: concepto e implementación técnica del M-Learning

Aprender en todo momento, en todo lugar: una posibilidad que ahora brinda la nueva plataforma de aprendizaje para teléfonos móviles y tabletas PC de la GIZ. El M-Portal de la E-Academy se lanzó en mayo de este año. Volker Lichtenthäler, jefe de proyecto M-Learning de la GIZ, explica su enfoque conceptual y Volker Wolf, programador experto en juegos didácticos y desarrollo multimedia se refiere a los desafíos que tuvo que enfrentar desde la implementación técnica.

¿Qué es lo nuevo en el aprendizaje móvil?

Volker Lichtenthäler: En primer lugar hay que tener presente que el micro aprendizaje en realidad no es nada nuevo. Muchos de nosotros aprendimos vocabulario o fórmulas con fichas didácticas. Es un método basado en contenidos compactos que incluye un componente de feedback instantáneo y que puede intercalarse simple y rápidamente, entre otras actividades. En casos así se puede aplicar el aprendizaje móvil, o aprendizaje a través de medios y dispositivos móviles y portátiles como Smartphones, que complementa al e-learning en un punto determinante, al posibilitar el aprendizaje apoyado en medios digitales en todo momento, en todo lugar. Para nosotros el M-Learning es un desarrollo y a la vez complemento lógico del e-learning, que se apoya en la plataforma de aprendizaje del Global Campus 21. Los alumnos, claro, esperan algo más “atrapante” en los pequeños envases, como si fueran bocados para la boca.

¿En qué dispositivos funciona el M-Portal?

Volker Wolf: Sobre todo en dispositivos móviles como Smartphones, Notebooks o Pads, es decir PCs en formato tableta. Por supuesto que también corre en la PC, pues gracias a un diseño variable, la presentación se adapta al ancho de la pantalla. Pero en realidad el portal lo desarrollamos especialmente para Smartphones y dispositivos como los Pads, lo que significa que los contenidos son bien legibles en pantallas pequeñas y que los usuarios no se ven obligados a escrolear hacia el costado, si no tan sólo hacia abajo. La resolución de pantalla, además, tiene que ajustarse al display de cada dispositivo, debido a que el tamaño de las pantallas de los Smartphones es variable.

¿Y esto representó un desafío?

Volker Wolf: Sí porque hubo que encontrar un diseño que pudiera ser usado en todos los aparatos y dispositivos móviles. Pues en esta clase de dispositivos proliferan entretanto muchísimas variantes de hard y software, desde el más conocido Apple iPhone, iPad o Android hasta el Windows 7 y otros. El problema es que cada fabricante y cada plataforma cocina su propia sopa técnica. Por eso nos pusimos de acuerdo en ofrecer los contenidos en un navegador web. Se trata entonces de Internet móvil.

¿Eso quiere decir que con el Smartphone puedo entrar a la red?

Volker Wolf: Sí, desde el navegador de su Smartphone puede ir a una dirección de Internet, como en una PC, y eso le abrirá una página de inicio. Ahí aparece un menú principal, desde el cual uno mediante una pantalla táctil puede elegir un ítem del menú y así seguir navegando.

¿Cómo es la integración con la plataforma de aprendizaje y el Global Campus 21?

Volker Lichtenthäler: El M-Portal pertenece al Management Skills Group (MSG), un sector del Global Campus 21 que funciona por sí sólo. Desde sus teléfonos móviles y a través del M-Portal, los integrantes de esta comunidad de práctica, generalmente egresados de nuestros cursos de e-learning y becarios de la GIZ, pueden ver las noticias actuales, buscar contenidos o contactar a otros integrantes del MSG, así como consultar informaciones sobre los integrantes o los datos de contacto que están guardados ahí. De este modo el portal no sólo está destinado a la simple transmisión de contenidos de aprendizaje sino también a la información, discusión y conexión, es decir a brindarle mayor sostenibilidad a nuestro e-learning.

¿Pero en la nueva plataforma se transmiten también contenidos del área del Management Skills Group?

Volker Lichtenthäler: Sí, claro, porque el área del M-Learning es solamente accesible para los miembros del MSG. La idea subyacente es, justamente, que para mucha gente en los países en desarrollo el Smartphone es más accesible y fácil de usar que la PC, incluso porque la conexión a la Internet es mejor a través del teléfono. El Smartphone ya es un verdadero sustituto de la computadora. Por otro lado también se están elaborando contenidos de aprendizaje especialmente para este medio. Así, el área central del nuevo portal resulta particularmente interesante, ya que pone a disposición de los usuarios cápsulas de conocimiento (Knowledge-Nuggets).

¿Y exactamente qué es lo que son los Knowledge-Nuggets?

Volker Lichtenthäler: Son conocimientos acotados, envasados en pequeño formato, como cápsulas. O bien los mismos participantes las crean, y sus contribuciones son luego editadas por nosotros. O los participantes proponen temas para una cápsula que nosotros creamos. En estas cápsulas de conocimientos se abordan diferentes áreas temáticas como Global Affairs, Organizational Management, Leadership, Career y otros. Una cápsula tiene una extensión máxima de tres páginas de móvil. Después nosotros le incorporamos uno o dos gráficos, en parte animados. Y en algunas cápsulas hay una evaluación corta para que los usuarios puedan ver si entendieron los contenidos. A través de un pequeño foro, el lector puede además volcar su feedback sobre cada cápsula de conocimiento, sólo que es un foro muy rudimentario y con textos cortos. El usuario también puede reaccionar espontáneamente: por ejemplo, sacar una foto de su lugar de trabajo y colgarla, al tratar el tema de „Organización“, o de un afiche en la estación de buses, para ilustrar el tema „Publicidad“.

Estamos ante una auténtica mezcla de medios.

Volker Wolf: Sí, justamente: texto, imágenes, animaciones, archivos de audio, podcasts, todo esto se reúne en una misma página en el M-Portal. Esta página intenta, y éste era nuestro objetivo expreso, presentar los elementos mediáticos con ayuda de las funciones propias del navegador, sin para ello tener que recurrir a funciones externas como Plug-ins. De ese modo el portal puede usarse y funcionar en todos los dispositivos móviles y con todos los navegadores.

¿Y esto es posible?

Volker Wolf: Bueno, en realidad todos los fabricantes se fijaron como objetivo el promover estándares como HTML5. Es precisamente éste el estándar que estamos implementando en el M-Portal. Pero el modo en que cada cual le da soporte a este estándar varía de un aparato al otro. Por ejemplo, el iPhone no permite subir archivos a un navegador web, por motivos de seguridad. El desarrollo es sin embargo muy vertiginoso. Así es como por ejemplo del Android, el sistema operativo más difundido entre los Smartphones, están sacando nuevas versiones permanentemente. Cada versión brinda un poco más de soporte a este estándar HTML5.

¿Y qué están haciendo con las Apps?

Volker Wolf: Muchos proveedores usan las así llamadas Apps, es decir, pequeñas aplicaciones, o programas, que uno puede descargar para reproducir sus contenidos fuera de línea o para enlazar a ellos. Cada una de estas aplicaciones, sin embargo, funciona sólo en determinadas plataformas o en aparatos de determinados fabricantes. Eso es justamente lo que queremos evitar, pues nosotros apuntamos a poder ofrecer nuestros contenidos en todas las distintas plataformas posibles. Trabajar con Apps, sin embargo, implicaría tener que desarrollar la aplicación una y otra vez para cada uno de los dispositivos, lo que sería enormemente costoso.

¿En algún momento será posible encontrar un denominador común para todos los proveedores y navegadores?

Volker Wolf: Sí, creo que sí. Si se siguen mejorando las versiones de los navegadores, como lo están haciendo permanentemente, y logran continuar y mejorar su soporte al estándar HTML5, de modo que no nos veamos obligados a ajustar el sitio web a las nuevas versiones de los navegadores. Entonces una página podrá funcionar durante varios años, sin que tengamos que estar haciéndole muchos cambios.

¿Cuáles son los próximos pasos para el sitio web del E-Academy y el Management Skills Group?

Volker Lichtenthäler: Vamos a integrar juegos didácticos. Actualmente está en desarrollo un juego que corre en el navegador sobre el tema „Trabajo en equipos virtuales interculturales”, y que pronto se incorporará a la versión móvil de la página. De este modo aspiramos a llegar a más „tipos de alumnos“ y aumentamos la flexibilidad del portal.

Poniendo en marcha transformaciones: el programa Liderazgo para el Cambio Sostenible de la GIZ

El programa de la GIZ “Liderazgo para el Cambio Sostenible” se dirige a expertos de América Latina que aspiren a contribuir a transformar las sociedades en sus países de origen. Ese objetivo exige personas que estén en condiciones de poner en marcha y coordinar procesos de transformación.

Es por eso que el programa tiene como objetivo principal mejorar las competencias profesionales, metodológicas y sociales de los participantes, que de ese modo están en mejor situación para iniciar procesos de cambio e influir en su desarrollo.

Es por eso también que el programa tiene una marcada orientación práctica: tanto los temas como los objetivos de aprendizaje son resultado de la práctica profesional de los participantes y se dirigen a ellos. La enseñanza de competencias sociales es un elemento escencial del programa, en tanto las llamadas “soft skills” resultan indispensables en un mundo globalizado.

Liderazgo para el Cambio Sostenible se ofrece en la modalidad de blended-learning. “Durante la fase online del programa se pone a disposición de los participantes un mayor número de textos, literatura y documentos del que es habitual, de modo que ellos pueden hacer su propia selección de materiales de trabajo y elegir cómo los usan”, explica Yenny Melgar, experta de E-Learning y coordinadora de los cursos en Lima, Perú. “Al mismo tiempo, la fase presencial estimula el contacto con otros participantes y con los coordinadores; hay un enriquecimiento producto del intercambio mutuo y el establecimiento de redes”, agrega.

Dado que el programa se dirige a expertos de campos tan diversos como IT, Pedagogía, Salud o Ecología, está organizado en módulos (los distintos cursos). Para un programa específico se seleccionan unos u otros según las necesidades y requerimientos de los participantes, que podrán provenir de la esfera pública, el sector privado o pertenecer a una ONG.

Cada uno de los módulos consta de cuatro o cinco unidades. En ellas se presentan los temas, que siempre están ligados a las condiciones de la realidad de América Latina. Así pueden desarrollarse las correspondientes estrategias para poner en marcha programas de transformación. La oferta de cursos se amplía y se actualiza constantemente.

Junto con los módulos que se concentran en la especifidad de los temas, hay una serie de cursos que atañen a dos o más disciplinas. “Los módulos transversales como Género, Facilitación con Enfoque Participativo o Gestión de Cambio tienen un enfoque interdisciplinario, lo que para los participantes implica un enriquecimiento y una motivación especiales”, explica Melgar. De todos modos, “lo que da su particularidad a estos cursos es su fuerte orientación a las realidades latinoamericanas”, recalca la experta en E-Learning.

En el curso Incidencia Política se trató así, entre otros, el conflicto que en países como Perú, Ecuador y Bolivia surgió a raíz de la nueva normativa sobre Recursos Hidráulicos para la región, cuando los precios del agua que en algunas zonas eran artificialmente bajos debieron actualizarse. Algunos de los cursos se organizan con instituciones como ministerios y ONG.

Junto con el compromiso personal, se espera de quienes participan en los cursos que compartan su saber y experiencias con el resto. “Este modo de aprendizaje exige personas autocríticas, con ideas innovadoras, iniciativa propia y ánimo de transformación”, asegura Melgar.

Diálogo en el aula

El programa “ProCalidad -Perfeccionamiento Profesional en Calidad de la Educación” tiene como objetivo principal contribuir a la mejora de la calidad educativa en las instituciones de formación docente de Perú, Honduras y Guatemala. Por calidad educativa se entiende no sólo la adquisición de conocimientos, habilidades y destrezas, sino también el desarrollo de valores democráticos y la integración social.

ProCalidad se dirige al personal docente y directivo de instituciones de formación docente de establecimientos formativos, universidades y ONGs de Perú, Honduras y Guatemala. Por encargo del Ministerio de Cooperación Económica y Desarrollo alemán y en estrecha cooperación con las entidades contrapartes de los tres países participantes, InWEnt lleva a cabo este programa desde el año 2006 en el formato ILT-International Leadership Training. Durante el programa, los y las participantes reflexionan sobre su sistema educativo y desarrollan enfoques pedagógicos, especialmente para una cultura de diálogo en el aula; la escuela es basicamente concebida como un espacio intercultural.

No se aspira a una especialización en un aspecto determinado del quehacer pedagógico, sino a la promoción de una visión amplia en los y las participantes que contribuya a mejorar la calidad educativa de modo sustentable en sus respectivos países. Se espera que cada participante desarrolle conceptos y propuestas prácticas para su propia organización. Mediante “proyectos de transferencia” estas propuestas deberán también implementarse en los ámbitos de trabajo de los participantes a continuación del curso.

En su formación, los y las participantes utilizan la plataforma virtual Global Campus 21 de InWEnt para intercambiarse sobre temas educativos específicos. Durante la fase presencial en Alemania, profundizan en un año sus conocimientos especializados, su competencia en gestión y procesos de cambio. Después de cursar el ILT, el Global Campus 21 sirve de punto de encuentro y plataforma para todos, incluyendo los ex participantes. Ahí pueden discutir sobre el desarrollo de sus proyectos y buscar apoyo entre los y las demás participantes.

[Sobre ProCalidad]