10 años del GC21

Diez años del Global Campus 21

Diez años del GC21 – una ocasión para mirar hacia atrás y darle la palabra a las personas que crearon y construyeron esta plataforma de aprendizaje y comunicación. A partir de hoy publicamos una serie de artículos en ocho entregas.

10 años del GC21 – Balance y perspectivas

Con el artículo de hoy de Jan Grabowski y Günter Podlacha, ambos responsables de dirigir el Global Campus 21 durante estos diez años, termina nuestra serie dedicada al décimo aniversario de la existencia del Global Campus 21.

Agradecemos a todos los autores y autoras por su colaboración. Al mismo tiempo, ¡hoy les presentamos una versión más extensa de la serie de artículos, con un prefacio del director de InWEnt y una crónica de la historia del GC21, que pueden descargar como folleto!

Folleto_10_anos_de_GC21_small.pdf

Folleto_10_anos_de_GC21_large.pdf

Balance y perspectivas. Parte 1: ¿Qué dejamos atrás?

Por Jan Grabowski y Günter Podlacha

Nuestro equipo, el E-Learning Center, asumió junto a muchos socios y usuarias y usuarios la desafiante tarea de dar forma al Global Campus 21 en los diez años transcurridos desde su creación. ¡Fueron años agotadores, pero a su vez, felices!

De la visión a la prueba

1999 fue un año de visiones y conceptos. Un equipo de proyecto de las organizaciones Carl Duisberg Gesellschaft (CDG) y de la Deutsche Stiftung für internationale Entwicklung (DSE, Fundación alemana para la cooperación internacional) hablaban de planes de un “foro de seguimiento virtual de contactos”. Ya durante esta fase habían surgido conceptos muy ambiciosos sobre el e-learning y la e-colaboración que anticipaban en su espíritu el desarrollo que luego tendría la plataforma de aprendizaje.

El 2000 y el 2001 fueron años de ensayos. El desarrollo de cursos aún era muy caro, apenas existía mano de obra competente en el desarrollo y la tutoría de e-learning. Con algunos socios se comenzaron a desarrollar estándares mínimos y materiales de entrenamiento y a montar un servicio de soporte al usuario.

Nace una marca

Entre 2002 y 2005 se aceleró visiblemente el uso del GC21. Muchos programas de perfeccionamiento empezaron a usar el Global Campus 21. Los cursos en línea sobre VIH y SIDA para trabajadores del área de salud y otros grupos meta se convirtieron en los modelos de éxito. Así se fue acuñando el perfil específico del e-learning de InWEnt

Se caracteriza por sus métodos participativos y colaborativos así como por su contenido práctico y centrado en competencias. También está orientado al usuario, diseñado con flexibilidad y basado en una tecnología fácil de usar, económica y accesible. Esto sería luego reconocido con la nominación de la serie de cursos sobre VIH al Europäischen E-Learning-Preis (eureleA, Premio europeo de e-learning), donde resultaron ser candidatos finalistas.

Numerosos programas de becas, como el programa FH del ministerio de Educación e Investigación alemán (BMBF) trasladaron la comunicación con sus participantes a los foros del GC21. En Ch@t der Welten, un programa premiado de formación en políticas de desarrollo, el GC21 fue empleado para posibilitar la comunicación directa de grupos de estudiantes alemanes con actores de la política ambiental en países en desarrollo.

Fue una época de grandes pruebas de resistencia para la plataforma y para nuestro pequeño equipo del E-learning Center. Muy temprano nos quedó claro que debíamos continuar perfeccionando el sistema y su administración considerablemente, si queríamos hacer frente a la creciente demanda. Había que implementar versiones en nuevos idiomas y las posibilidades de creación del ambiente de aprendizaje tenían que ser ampliadas. Una herramienta de autor, el “Content Solution” fue instalada y con eso logramos un estándar para los cursos en línea del GC21.

En torno al GC21 fue surgiendo toda una “industria” consistente en pequeñas empresas y trabajadores independientes con especialización en desarrollo de contenidos, tutoría, diseño y programación, que a su vez era provista de informaciones y capacitaciones por parte nuestra.

Un centro de competencias global

El mismo E-learning Center pasó de ser un „puesto de atención“ a convertirse en un centro de competencias sobre métodos del e-learning. En congresos especializados anuales reuníamos a distintos expertos en e-learning provenientes de instituciones de capacitación para promover el intercambio de experiencias.

A partir de 2002 desarrollamos un programa de capacitación intersectorial e interregional sobre métodos de e-learning. De este programa surgió un currículo completo de cursos sobre la creación de programas de e-learning y sobre el montaje y el funcionamiento de capacidades de e-learning que hoy en día sigue siendo exitosamente usado y adaptado por nuestros socios en varias regiones del mundo.

Más allá de ofrecer capacitación a través de cursos, nuestra intención era acompañar a nuestros socios en la transformación de sus propias instituciones y en el montaje de sus propias capacidades, así como posibilitarles el intercambio de experiencias en redes en línea. En forma conjunto asistimos a conferencias sobre e-learning. Hoy en día nuestra red comprende a centros de e-learning y grupos de expertos en 40 países en África, Asia, América Latina y el sudeste de Europa. Muchos de nuestros colegas del Centro de E-learning contribuyeron a los logros del programa, pero el mayor mérito le corresponde a nuestro querido e inolvidable amigo Til Schönherr.

Revisión y ampliación

En el año 2006 InWEnt decidió hacer analizar por expertos la aceptación, el nivel de desarrollo y el potencial de su plataforma de aprendizaje. El análisis de potencial “GC21 – fit für 2010” dio lugar a un aluvión de sugerencias y demandas, a las que tuvimos que responder para mantener el nivel de nuestros servicios a la altura de las expectativas de los usuarios y del avance de las tecnologías y de los métodos.

El día a día sin embargo casi no nos dejaba descanso, ni para respirar. En el 2006 hubo que implementar un cambio completo de la versión del software. En los años siguientes el crecimiento del uso del Global Campus 21 aumentó ininterrumpidamente. Se registraban más de 9000 usuarios nuevos por año. Casi todos los programas que actualmente ejecuta InWEnt cuentan con un ambiente de trabajo en el Global Campus 21.

Proyectos de cursos complejos se llevan a cabo en conjunto con universidades alemanas y extranjeras. El GC21 demostró también ser una plataforma apropiada para la realización de proyectos de terceros como por ejemplo de la Unión Europea, de las organizaciones de la ONU, de agencias de desarrollo extranjeras y del Deutscher Akademischer Austauschdienst (DAAD, Servicio Alemán de Intercambio Académico).

Implementamos nuevos estándares para la autoría de los ambientes de trabajo y de los cursos. El soporte a usuarios fue profesionalizado. En el 2009 se agregaron wikis, blogs y galerías de fotos, además del sistema de colaboración en vivo Saba Centra.

Aún otra consecuencia del análisis realizado fue el armado de un sistema modular de cursos en línea utilizables para diversos fines: para los programas de Capacity Building, para la capacitación de Alumni y para clientes que pagan. Con cursos que ya han sido probados de competencias transversales para directivos, la base de este sistema está conformada por la “Management Skills Suite”. Mediante su ampliación, unificación y modernización surgió al final la GC21 E-Academy, que en abril de 2010 fue inaugurada festivamente. La E-Academy ofrece continuamente cursos de autoayuda y con acompañamiento tutorial referidos a distintos temas del desarrollo sostenible.

Balance y perspectivas. Parte 2: ¿Cómo seguimos?

Por Jan Grabowski y Günter Podlacha

¿Dónde estamos parados en la víspera de la creación del GIZ?

El Global Campus 21 ha marcado la historia de nuestra organización. Se ha convertido no sólo en una marca de InWEnt, sino también en un instrumento importante en la modernización de nuestros campos de negocios. Apoyó eficientemente nuestro concepto cooperativo de Capacity Building, nuestros principios didácticos centrados en las competencias, nuestros programas interregionales e internacionales, la construcción de redes y la colaboración continua con expertos en los países cooperantes.

Hoy día InWEnt aporta a la nueva agencia de cooperación y desarrollo Deutsche Gesellschaft für Internationale Zusammenarbeit (GIZ, Sociedad alemana para la cooperación internacional) instrumentos que ya han sido probados, el Global Campus 21 y la GC21 E-Academy.

Desafíos múltiples

Esto significa, por supuesto, una creciente demanda. Estamos orgullosos de lo que hemos logrado en 10 años, aunque sabemos también que el éxito no se mide en el pasado sino en las posibilidades que se abren al presente y al futuro.

1. La nueva empresa, al igual que su cartera de servicios, es mucho más compleja que InWEnt. A través de una oferta contundente tenemos que lograr el apoyo necesario a la medida de la nueva organización.

2. Nuestros socios en los países en desarrollo y emergentes pueden usar las herramientas del GC21 cada vez más fácilmente, porque cada vez son más los socios que están familiarizados con las posibilidades de la Internet. Pero precisamente por eso aumentan también sus exigencias. Ante el conjunto de posibilidades que nuestros usuarios hallan hoy en día a su disposición, tenemos que establecer nuestro perfil con mayor precisión, desarrollarlo sistemáticamente y luego representarlo de modo convincente.

3. La creación de la E-Academy es un paso camino al establecimiento de este perfil. Pero también en este terreno tenemos competencia. En la GIZ nos tenemos que preguntar cuál es el portafolio de e-learning que mejor podrá responder a las futuras necesidades de nuestros programas y a la vez mejor será percibido como contribución alemana esencial al desarrollo de capacidades a escala mundial.

4. El Global Campus 21 ya es una marca reconocida de la cooperación al desarrollo alemana, y debería seguir siéndolo. Pero lo que se esconde detrás de ella debe cambiar. Ponemos en tela de juicio no sólo nuestras tecnologías para el desarrollo de cursos, y a partir del 2011 también las de aplicación en los cursos, o sea, la plataforma de aprendizaje y comunicación.

Generar el cambio

El desarrollo del Global Campus 21 demostró cuál es el gran potencial que podía abrirse para el Capacity Building a través de las nuevas tecnologías de aprendizaje y cooperación. Y sin embargo lo que también aprendimos en estos diez años es que el verdadero motor del proceso de cambio no son las tecnologías en sí, sino más bien las mismas personas que las emplean, que al hacerlo amplían sus métodos y enfoques didácticos para la enseñanza y el aprendizaje.

El desafío por lo tanto radica no sólo en poner la técnica al día sino, y sobre todo, en desarrollar las correspondientes competencias para la acción y negociación. Esto se refiere a la capacidad de adquirir con estos medios la información y el conocimiento, actuar en los mundos virtuales con sensibilidad intercultural y cooperativamente, a pesar de la falta de fronteras que los caracteriza, y en esto seguir adaptando y ampliando continuamente la propia manera de aprender.

Sobre los autores

Como jefe de tecnologías de la información de la DSE, el Dr. Jan Grabowski asesoró al equipo de preparación del Global Campus 21. En 2001 en su departamento se armó el E-Learning Center. En 2003 asumió la dirección del departamento de E-learning y comunidades internacionales de conocimientos en la nueva organización InWEnt. Desde 2005 dirige el equipo y proyecto del E-Learning Center.

Dr. Günter Podlacha llegó a la DSE en 2001 y asumió la dirección del E-Learning-Center. En 2005 fue nombrado jefe del departamento de E-learning y comunidades internacionales de conocimientos y documentación.

Ambos autores son responsables desde 2001 del funcionamiento y desarrollo del GC21, del desarrollo de estrategias, métodos y capacidades de e-learning en InWEnt, del asesoramiento a clientes y de brindar apoyo a los socios de cooperación a nivel mundial.

Nos acercamos a través del GC21

Por Iván Lopez

Mi primer contacto con la plataforma virtual del Global Campus 21 (GC21) fue en el año 2001, en Bogotá, Colombia, en el marco de una capacitación para el uso de las herramientas de creación y edición de foros virtuales. Participaron colegas provenientes de Argentina, Bolivia, Brasil, Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela. En esa época se usaba el servidor “Gandhi”, en donde se implementaron los primeros foros. Fue la apertura a un nuevo mundo, ya que hasta la introducción de la plataforma las comunicaciones entre los alumni se hacían sólo por correo electrónico. El uso de pizarras y chats nos permitió agilizar más el intercambio.

El crear foros de intercambio, que incluía diseñar, formatear gráficos, generar contenidos, entre otros, era tarea que realizaba sólo una persona, lo que significó para mí -en muchos casos- varias amanecidas y café en grandes cantidades. Era muy gratificante ver como los participantes ingresaban a la plataforma y leían los primeros mensajes en la pizarra. Podíamos casi “sentir” la emoción de los alumni al “ver” su intervención en el chat, así como ver los agradecimientos de los participantes por la experiencia y contenidos (en aquellos tiempos) novedosos.

Un hito importante en el desarrollo del Global Campus 21 fue el surgimiento del Campo Latino en el año 2000, la primera plataforma temática para latinos auspiciada por Inwent. Dirigido a profesionales, técnicos y consultores que trabajan en el área de cooperación al desarrollo, Campo Latino tiene como objetivo propiciar la creación de comunidades de aprendizaje en América Latina, capacitar a promotores de la autoayuda y la cooperación en la región mediante el uso de herramientas virtuales de comunicación.

Intercambio más allá de las fronteras

La plataforma del GC21 también permitió que los países miembros de la Red Alumni América Latina Alemania, RE@L (creada en el 2004) tengan una herramienta para intercambiar y compartir información relevante sobre diversos temas. Cada país integrante de la RE@L tiene su foro virtual, en donde los alumni pueden dejar mensajes, subir documentos y comunicarse entre ellos.

Los cursos Blended learning (BL), apoyados por Inwent, dinamizaron la comunicación en la temática de la gestión de cuencas en la región a través de procesos de entrenamiento y diálogo de su personal técnico y ejecutivo. La meta fue reforzar y dar continuidad de manera virtual a las organizaciones involucradas en la temática del manejo de cuencas, con el fin de desarrollar programas de prevención de catástrofes, seguridad alimentaria, gestión de conflictos, desarrollo económico y social en el marco de una gestión integrada del espacio de la cuenca.

Desde el año 2006 la Oficina Regional de Inwent para los Países Andinos en Lima ejecuta cursos especializados y de carácter transversal dirigidos a alumni de diversas profesiones y experticias. Estos cursos se realizan en el marco de proyectos y programas que Inwent lleva a cabo en la región. Actualmente tenemos cursos Blended Learning (BL) y on-line que estarán pronto en el portal del eAcademy, como “Cambio Climático” y “Gestión de Cambio”.

Nuestro trabajo y esfuerzo valió la pena, ya que la plataforma sirve para acortar las distancias en el continente – no sólo porque nos permite trabajar conjuntamente a pesar de que estamos en distintos países, sino porque también permite que los cursos lleguen a participantes que se encuentran en zonas aisladas del continente. De acuerdo a mi experiencia, el trabajo en redes y la oferta de Inwent Lima en el GC21, permiten no sólo capacitar y multiplicar conocimientos, sino también integrar a los alumni en torno a redes y comunidades de práctica, generar sentido de pertenencia y darles un valor agregado a su formación profesional.

Sobre el autor

Iván López nació en Lima, donde estudió y se recibió de periodista; continuó su formación en Alemania en programas de la DSE y de Inwent. Entre el año 2004 y el 2010 trabajó como Coordinador Alumni para América Latina de la Oficina Regional para los países Andinos de Inwent, donde ha jugado además un papel clave en la promoción de varias actividades colaborativas como por ejemplo Campo Latino ­ fue miembro fundador, la red Re@l y los cursos proyectados por la oficina de Lima. Actualmente es Coordinador ITC para la misma oficina.

La familia a favor de la sostenibilidad y el trabajo en red

Por Kong Sidaroth

Empecé a formar parte de la familia de capacity building de Inwent cuando me ofrecieron una beca para hacer un curso avanzado de entrenamiento sobre „ Business related-IT consultancy“ en Alemania. Esta formación se ofrecía gracias a un acuerdo de cooperación bilateral entre Inwent y la ONG Open Forum de Camboya. Con esta beca, mi idea era capacitarme para desarrollar un proyecto personal sobre e-business, “Cómo implementar el e-learning en Camboya”

Seguí profundizando mis conocimientos sobre el e-learning y sus métodos mediante la participación en varios cursos que Inwent ofrecía en línea en la plataforma del GC21. Los cursos eran sobre temas tan diversos como desarrollo de contenidos, tecnologías de e-learning, tutoría en línea y gestión de proyectos. Así fue como amplié mis competencias profesionales y pude fortalecer mi comprensión de la comunicación intercultural. Logré además mantener vivo el sueño de que es posible y factible llevar a cabo proyectos de e-learning.

En septiembre de 2006 con otros tres colegas fundamos la ONG Open Institute. La idea principal de esta ONG era ver cómo desarrollar y mantener capacidades de e-learning en Camboya, para poder así generar y gestionar cada vez más proyectos de e-learning con recursos locales. Habiendo participado en varios cursos de e-learning de Inwent, los contacté para ver si podían cooperar en este proyecto. De este modo surgió el concepto de un Open Learning Program para el Open Institute. Este proyecto contó también con el apoyo de la oficina de tecnologías de la información y comunicación del ministerio de educación, juventud y deportes de Camboya.

Reducir la brecha del conocimiento

Durante nuestra fase de desarrollo optamos por usar software libre y de código abierto (FOSS) exclusivamente para las soluciones de tecnología de e-learning, ya que no sería factible implementar en Camboya el software propietario, por motivos de capacidad de gestión y mantenimiento del sistema, su costo económico y las restricciones al carácter abierto del conocimiento. Luego de una meticulosa búsqueda elegimos el Moodle como sistema de gestión de cursos y eXeLearning como herramienta de autoría para adaptar nuestro programa de e-learning a las condiciones locales e incluir el idioma camboyano. Ambos sistemas se encuentran ahora disponibles en camboyano, de libre acceso y su uso es legalmente permitido para las instituciones educativas de Camboya y más allá.

Hasta la fecha hemos brindado capacitación vía e-learning a aproximadamente 20 instituciones, y a unos 100 participantes en Camboya. Nuestra siguiente misión consistió en adaptar los módulos de desarrollo e implementación de e-learning de Inwent al lenguaje camboyano.

Establecimos asimismo una red de e-learning que cuenta con unos 200 miembros, quienes reciben informaciones actuales sobre temas globales de desarrollo de e-learning, y pueden también discutirlas. Este proyecto tuvo asimismo como resultado significativo la creación de un marco legal para la política de e-learning de Camboya, un pedido que provino del ministerio de educación y que aún se encuentra en desarrollo.

El programa de Open Learning es además un componente importante de la red global de e-learning que Inwent mantiene en Asia, África y América Latina, todos juntos conformamos la familia de la. Juntos conformamos la familia del e-learning – una comunidad a favor del conocimiento y la práctica sostenibles del e-learning, que comparte una visión sobre el desarrollo del e-learning para nuestros países basada en este principio.

El programa de e-learning y el Global Campus 21 de Inwent jugaron un papel fundamental en reducir la brecha del conocimiento, al volver universalmente accesible el conocimiento, más allá de las fronteras, delegando en sus socios el control para que organicen sus propios proyectos de desarrollo, motivándolos a construir redes de redes.

Por mi parte sigo disfrutando lo que el GC21 tiene para ofrecerme, y comparto a su vez estos beneficios con otros camboyanos. Así nuestra familia puede seguir creciendo y darle una cálida bienvenida a nuevos integrantes.

Sobre la autora

Kong Sidaroth es una joven experta en aplicaciones de tecnologías de la información y la comunicación de Camboya. A través del programa eLDI de Inwent obtuvo una calificación profesional adicional sobre métodos de e-learning. Sidaroth fue una de las creadoras del Open Learning Program, una iniciativa para la difusión de recursos de e-learning en Camboya. Gracias a una beca al liderazgo de Australia está actualmente cursando un programa de Maestría sobre estudios del desarrollo en la Universidad de Melbourne.

La Familia del e-Learning

Por Juvy Lizette Gervacio

En seguida me sentí en el GC21 como en mi propia casa, cuando en el año 2002 hice dos cursos en línea sobre el tema „Dotes de liderazgo“. Entonces me habían impresionado las óptimas condiciones que brindaba esta plataforma para acercar a personas del mundo entero, así como la calidad con la que los tutores en línea llevaban sus cursos. Desde ese momento cambió mi imagen del Capacity Building para siempre.

En el 2004 pude estrechar mi relación con el GC21. Participé en el curso de blended learning „E-Learning Development und Implementation“ (eLDI) de ocho meses de duración, para ver cómo se podía mejorar el programa de Capacity Building de nuestra universidad mediante el uso de las TICs. En ese curso conocí a Maggy Beukes-Amiss de Namibia, que luego sería coordinadora del NolNet y que además vendría a transformarse en la fuerza impulsora de nuestra futura colaboración global.

Para mí el eLDI fue una experiencia maravillosa en lo que al aprendizaje en común respecta, y esto a pesar de las diferencias lingüísticas y culturales que había en el grupo. Teníamos un foro y conversábamos en el chat, encuentro que semana tras semana se hacía esperar con entusiasmo. Las tareas infundían mucho respeto, y sin embargo había un intercambio permanente y la motivación nunca aflojó. En esto el GC21 sirvió de base común para participantes y tutores.

Se convirtió en un testigo silencioso de todos los desafíos, desilusiones y miedos, el entusiasmo y la diversión – sentimientos que los participantes atravesamos durante estos ocho meses.

El compromiso

Y luego me llegó un día la pregunta, si quería ser un miembro del equipo tutor para el siguiente grupo de participantes. Obviamente acepté con alegría. En ese tiempo conocí al Dr. Til Schönherr, que entonces era jefe de proyecto en InWEnt. Él sigue siendo nuestro amigo inolvidable, quien luego sería conocido por toda la familia del e-learning como Tatay Til (Padre TIl), un apodo cariñoso en filipino

Mi co-tutora era Ana Láscaris de Costa Rica, quien luego sería „Tutora-paraguas“ para la red latinoamericana. Al año siguiente trabajé como parte del equipo de tutores para el primer curso „eLDI África“, junto a Unami Mpofu de Sudáfrica. Colaborar con expertos de distintos continentes y aprender de ellos resultó en una experiencia muy enriquecedora para mí.

Muchos de los ex participantes del eLDI jugarían luego un papel importante en sus respectivas redes: Tsetseg Ulzii-Yadamsuren de Mongolia, Carmen Macavei de Rumänien o Yulia Stakyan de Armenien, para nombrar sólo algunos.

El año 2007 fue un año muy cargado de trabajo, con 50 participantes provenientes de Asia y África para el curso eLDI. En el curso se dio un intercambio sur-sur muy animado en base a experiencias, conocimientos y cultura. Durante los chats en línea los participantes eran invitados virtualmente café de África y té de Asia. Muchos excelentes tutores para Asia, entre ellos Evelyn Laurito, Janaka Jayalath y Dai Remmei, fueron producto de este curso.

Amplicación y trabajo en redes

En el año 2008 InWEnt organizó un taller en la localidad alemana de Zschortau, en Sajonia. Para los integrantes de los distintos grupos regionales fue una buena oportunidad para encontrarse y conocerse. Aprendimos mucho sobre las actividades de nuestros colegas en otros continentes. Los africanos ya tenían montado sus propios cursos llamados „eLearning in Practice (eLIP)“, mientras que el grupo latinoamericano (Educ@l) traducía los cursos al español.

A nuestro pequeño equipo asiático se le planteó la pregunta: ¿cuáles son sus planes? Tomamos la decisión de crear una red, la Asia eLearning Network (AseLNet) y definimos lo que queríamos hacer con ella. Hacia finales del taller Til le entregó regalos a todos los integrantes de la red. En el mío había una inscripción, „Mama es la Mejor“. Más tarde él me explicaría que no tenía dudas de que la red funcionaría perfectamente bajo la dirección de su „Mama“, y con eso se refería a mi. En realidad esto significaba un enorme desafío para mí, pero que a la vez era muy gratificante,.

El primer programa de AseLNet tuvo lugar durante ese mismo año en Berlín, en la semana de la Online Educa, y fue armado con ayuda de Til. Al poco tiempo recibimos la dolorosa noticia de su muerte. La familia del e-learning entera guardará en el recuerdo para siempre la herencia de „Tatay“ Til. No hay mejor modo de honrar su persona que dándole continuidad a la obra que él mismo había comenzado.

Desde su creación AseLNet siguió trabajando exitosamente con el enfoque de Capacity Building que adoptamos de los programas de InWEnt. De modo efectivo conseguimos diseñar los cursos para nuestro público objetivo asiático. En dos años capacitamos a personas provenientes de 20 países distintos, 42 de ellas en el programa eLDI, con un total de 238 que tomaron parte en diversos módulos de formación en capacidades para el e-learning.

Los módulos fueron además mejorados, con la introducción de nuevas herramientas, como son el e-portfolio, el ECBCheck Quality Assurance System –un sistema de garantía de la calidad-, Facebook, Twitter y otras más. Logramos asimismo llevar nuestra experiencia a otras regiones, por ejemplo al Cáucaso, donde fui directora de una capacitación.

A través del GC21 nos encontramos ahora en condiciones de montar y mantener globalmente tutorías y comunidades de aprendizaje y de unir a las personas, no sólo en un plano local sino también en el plano regional e internacional.

Sobre la autora

Juvy Lizette Gervacio es una experta en la gestión pública. Además, es profesora adjunta en la Philippines Open University y coordinadora del programa eLDI / eSkills para Asia que se lleva a cabo regularmente con la ayuda de InWEnt. La Sra. Gervacio preside también ASeLNet, una red de grupos asiáticos de e-learning.

GC21: Importante herramienta en la lucha contra el VIH y el SIDA

Por Samson MacJessie-Mbewe

El GC21 es un componente importante del curso “Teaching and the AIDS Pandemic“, que ofrece la Universidad de Western Cape en Sudáfrica y cuenta con el apoyo de InWEnt. En este artículo quiero describir y compartir mi experiencia sobre cómo el GC21 fue integrado al curso, tanto en el rol de participante como en el de tutor.

Las actividades de formación comenzaron en el año 2006, en un principio con un encuentro de todos los participantes de una semana de duración en la Universidad de Western Cape. Allí los asistentes recibieron, entre otros, una introducción general al curso, a la vez que fueron informados sobre el desarrollo de la siguiente fase en línea. Pues tras este encuentro toda la actividad del curso durante los siguientes seis meses continuaba funcionando en la Internet.

El diseño en línea resultó ser también adecuado para aquellos que disponían de escasos conocimientos de PC. Pero sobre todo me pareció excelente la idea de que haya un tutor en línea disponible para las consultas y problemas técnicos que puedan surgir a los participantes.

Herramientas versátiles

El seminario en línea resultó sumamente exitoso en transmitir a los participantes conocimientos, competencias y formas de comportamiento adecuadas – o sea, todo lo que resulta importante para el trato con VIH y SIDA. Esto se debe sobre todo a las herramientas que han sido desarrolladas en el GC21 y que son incorporadas activamente al proceso de aprendizaje por parte de los participantes y de los expertos. Un ejemplo lo brinda el “Journal approach”, mediante el cual todos los participantes mantienen un diario en línea en el que registran sus pensamientos. Esta herramienta motiva a los participantes, que a través de ella reflexionan sobre lo aprendido, sobre sus propios métodos de aprendizaje y sobre sí mismos

Otra herramienta interesante se llama “Asking the right question”. A los participantes les exige plantear preguntas sobre VIH y SIDA, con foco en los contenidos que son tematizados durante el curso. Las preguntas de los demás integrantes del curso ayudan a los participantes a establecer para sí objetivos aún más ambiciosos por cumplir. Es la mejor prueba de que un curso puede ser absolutamente interactivo.

Un problema conocido

Entonces, ¿dónde exactamente se encuentran los desafíos de tomar parte en un curso en línea como éste? Para responder este interrogante uno tiene que tener en cuenta que el curso “Teaching and the AIDS Pandemic” está dirigido a formadores de docentes en el sur de África negra, donde la Internet aún no está muy difundida. Un viejo y conocido problema es por lo tanto la lentitud del acceso a la Internet. A raíz de esto, los participantes suelen trabajar en línea tanto a la noche como durante los fines de semana, pues son éstos los momentos en que el acceso a la Internet es un poco más rápido.

El segundo desafío lo plantean los frecuentes cortes de electricidad, que impiden que los participantes del curso cumplan con las fechas de entrega establecidas. De ahí que suelan bajarse el material del curso e imprimirlo, y así poder trabajar entonces, cuando no hay electricidad o cuando la Internet está demasiado lenta. A causa de estos desafíos los cursos en línea deben ofrecer fechas de entrega flexibles, pues de otro modo los afectados reciben sanciones por problemas que están más allá de su responsabilidad.

¿Y quién se anima a sostener que los cursos en línea no pueden ser interactivos? En el curso „Teaching and the AIDS Pandemic“ el GC21 lo consiguió: la integración de los participantes fue sumamente activa y estuvo marcada por un dinámico intercambio. Todos ellos pudieron presentar sus ideas con creatividad, así como comentar las contribuciones de los otros. Un curso muy vivo, que entusiasmó tanto a los participantes como a los expertos y a los tutores, además de haber estimulado su capacidad crítica. Un primer paso para cambiar la mirada de cada uno sobre el VIH y el SIDA.

Precisamente por todo esto, el elearning en África es posible y importante.

Sobre el autor

Dr. Samson MacJessie-Mbewe es docente de Sociología de la Educación y de Política de Formación Superior y Dirección de Personal en la

Universidad de Malawi, en el Chancelor College de Zomba. Es vicedecano de la Facultad de Ciencias de la Educación, coordinador nacional e iniciador de las redes de capacitadores de maestros en la lucha contra el sida (NTERA, Network of Teacher Educators Responding to AIDS), la organización local de Malawi, además de alumnus y experto de referencia del curso “La enseñanza y la pandemia del sida” (“Teaching and the AIDS Pandemic”).

Nueva forma de aprender: espacios de trabajo virtuales

Por Irene Fröhlich

Festejamos diez años del nacimiento del GC21, un tiempo de intenso trabajo donde hubo cantidad de proyectos interesantes. En la sección Promoción de la Economía e Infraestructura ya recurrimos al GC21 en el marco de diversos programas. Para eso creamos páginas sobre los programas, e incontables veces subimos a ámbitos virtuales de trabajo noticias, documentos y vínculos a otros sitios.

¿Por qué este compromiso tan importante? Obviamente, no sólo porque se determinó que todos los programas de Capacitación en Liderazgo Internacional (ILT) debían estar en el portal del GC21 junto con el correspondiente ámbito de trabajo. También porque estábamos y seguimos estando plenamente convencidos de las ventajas del Global Campus 21.

Hace diez años, usar los recursos de Internet empezó a ser parte esencial del trabajo y de la vida personal de la gente. Los postulantes de Asia del Sudeste al programa de ILT “Training for Regional Investment Promotion” (Capacitación para la Promoción de la Inversión Regional) contestaron la mayoría de las veces inmediatamente a nuestros e-mails.

Un signo de que en diversos países también para nuestros becarios el uso de Internet ya era uno de los puntos de partida de su trabajo. Algunos participantes, miembros de empresas privadas, nos llevaban incluso la delantera, según pudimos comprobar después. En general, las condiciones resultaban ideales para aprovechar en nuestros programas las oportunidades que ofrece el trabajo virtual.

Lo anterior resultó de gran interés especialmente en el área Promoción de la Economía, porque desde hace tiempo ya no es posible impulsar las inversiones y exportaciones sin recurrir a Internet, ni siquiera en los países de África. Hace diez años, tener experiencia online se había vuelto ya tan importante para el éxito laboral como contar con conocimientos sólidos de inglés. Un saber que para nuestros actuales becarios hoy forma parte de los presupuestos básicos.

Y si antes había que iniciar a los participantes en el uso de un ámbito virtual de trabajo, hoy eso ya no es necesario. Así lo demuestra que un tercio de los participantes de nuestro programa para el Caribe EPA, admitidos en un curso de capacitación para promoción de exportaciones, estén hoy en el lapso de una hora en al ámbito de trabajo virtual GC21 y exploren sus posibilidades.

Estímulos para nuevas ideas

¿Qué es lo que hace tan actractivo el GC21? Hay muchos motivos. Los participantes del programa ILT “Sustainable Management” (Management Sostenible), por ejemplo, pueden acceder ya antes del inicio de un determinado workshop a los contenidos de capacitación y a los respectivos links, así como al correspondiente programa de E-Learning.

Mediante estas informaciones y herramientas disponibles para cualquiera antes de empezar, todos los participantes comparten un mismo nivel de conocimientos en el momento de iniciarse el encuentro. Durante el trabajo de capacitación presentan sus tareas escritas en el ambiente de trabajo, y reciben recomendaciones, comentarios o correcciones de sus compañeros de workshop.

En esos ámbitos pueden ponerse a disposición de los todos los participantes también informes sobre prácticas o proyectos de transferencia, que a su vez estimulan a los otros miembros del grupo a pensar de manera nueva. Los especialistas asociados, por su parte, también presentan en el ámbito de trabajo documentos didácticos y de contextualización, presentaciones y línks. Durante la fase de la práctica, todos los participantes se encuentran regularmente durante dos semanas, siempre al final de un día de trabajo, en una sala de chat.

Las ventajas de este modo de trabajar son evidentes. Todos cuentan con la misma información al mismo tiempo, con lo que las largas cadenas de e-mails son cosas del pasado. La estructura clara de los ámbitos de trabajo ofrece en todo momento una perspectiva de conjunto asible y permite ahorrar tiempo.

Por último me gustaría destacar qué importante resultó para nosotros el cambio de las páginas del portal a su actual formato FLEX. Gracias al cambio, la supervisión y mantenimiento continuo de los contenidos se volvió ahora mucho más fácil. Si, por poner un ejemplo, nuestra colega de la oficina regional de Pretoria nos envía información sobre los próximos workshops del programa CHANCE, el tutor abre una determinada ventana y coloca allí los nuevos contenidos en formato de documento de Word. Y así aparecen en la página de Internet correspondiente.

¡Sigue así, Global Campus 21, y muy feliz cumpleaños!

Sobre la autora

Irene Fröhlich es desde años colaboradora de InWent a cargo de programas de Promoción de la Economía e Infraestructura, y una de nuestras activistas en el GC21.

En el marco del programa “Trip Asia”, empezó en 2001 a usar sistemáticamente el Global Campus 21 para respaldar programas, dando así un ejemplo de buena práctica tanto dentro de su división como más allá de sus límites.

Exitoso perfeccionamiento de gerentes en el Global Campus 21

Por Isolde Heinz

Como hace ya muchos años trabajo para InWEnt y su organización predecesora, la Carl Duisberg Gesellschaft, pude seguir el desarrollo del GC21 desde sus inicios.

En un principio tuve una actitud más bien crítica hacia la nueva herramienta. Me interesaba saber si era apropiada para el programa de perfeccionamiento de gerentes que estaba llevando a cabo el departamento „Nuevos estados independientes“ destinado a Rusia y Ucrania. En consecuencia, para ver cuál era el acceso que tenían a la Internet y cuán intensivamente la usaban, realizamos una encuesta a los participantes del programa.

El primer resultado fue decepcionante: tan sólo un 15 por ciento de nuestros participantes usaban la Internet con regularidad. El GC21 fue entonces evaluado como una herramienta inadecuada para el programa, y en un primer momento decidimos aplazar su implementación.

Nuevo desafío

SIn embargo Europa Oriental se desarrolló a un ritmo rasante, especialmente en lo que se refiere al sector de IT. La pregunta sobre la incorporación del GC21 en el trabajo de nuestro programa se volvió a plantear nuevamente, al poco tiempo. En el año 2004 elaboramos un concepto para la integración del GC21 en el trabajo de nuestro programa y para definir la oferta que podíamos extender a los participantes. En octubre del 2004 ya estábamos en línea.

Pero pronto nos vimos de cara a un nuevo desafío: se comprobó que estábamos llegando a muy pocos participantes, ya que existían barreras lingüísticas. Porque en el programa de formación de gerentes participan cuadros ejecutivos con conocimientos de inglés o alemán, algunos de ellos aprueban su capacitación en parte en ruso o con un intérprete. No teníamos por lo tanto una lengua homogénea para el portal y muchos participantes tenían dificultades para orientarse. A raíz de esto hicimos traducir toda la estructura del portal al ruso.

Con mucho orgullo puedo afirmar que nuestro portal se desarrolló en los últimos seis años hasta el punto de transformarse en el portal de programa más grande del GC21. Sólo en el año 2009 tuvimos alrededor de 170.000 impactos en el sitio público y 340.000 en el sitio cerrado, al que acceden sólo se participantes registrados. En total hay aproximadamente 4.500 participantes registrados en el programa de capacitación de gerentes. El portal consiste en una docena de ambientes públicos, que son accesibles también para los usuarios no registrados, y 182 ambientes para grupos de trabajo cerrados.

Interconexión virtual

Hoy en día, el GC21 acompaña el programa a lo largo de todo su desarrollo. Los participantes se registran antes del inicio del curso, así reciben tempranamente información sobre el programa y pueden visitar los foros o los chats para reunirse e intercambiar.

Durante la fase de formación en Alemania encuentran en sus ambientes de trabajo numerosas informaciones sobre los contenidos, el material de los seminarios, además de sugerencias sobre opciones de esparcimiento para el tiempo libre. Una vez terminado el programa, los participantes se mantienen en contacto a través del GC21 hasta la preparación del seminario de seguimiento. En algunos países el portal es también usado para el trabajo de los Alumni.

Entre tanto, un grupo de ejecutivos provenientes de 14 países se mantiene conectado a través de la plataforma del GC21 en el marco del programa para gerentes. Mediante la así llamada „plaza del mercado“ los participantes pueden ofrecer o buscar productos o servicios, además de publicar sus ofertas de empleo o postulaciones. Nosotros, a su vez, ponemos a su disposición numerosos Downloads, para brindarles incluso tras la finalización de la capacitación insumos especializados y así mantenerlos vinculados al portal.

Nuestro logro más reciente es la creación de una bolsa de cooperación virtual en el GC21, que permite establecer contactos entre empresas alemanas y nuestros participantes. En este punto y en la interconexión virtual de los gerentes, más allá de fronteras nacionales, es donde vemos el potencial más grande del Global Campus en el futuro. Estamos además convencidos de que esto representa un salto cualitativo para el programa.

Por eso seguimos mejorando continuamente el GC21; sólo a través de la innovación se puede mantener el atractivo de esta herramienta en el largo plazo. En nuestro trabajo ya no nos es posible imaginarnos el programa sin el Global Campus.

Sobre la autora

La autora Isolde Heinz es directora de proyecto de Inwent del Departamento „Nuevos estados independientes “. Ahí trabaja hace muchos años en el programa de perfeccionamiento de gerentes y entre otros es responsable de Ucrania. Además hace años que coordina la integración del GC21 en el trabajo sobre los programas del departamento. ACtualmente dirige la oficina regional de InWEnt en Moscú.

Cómo aprendimos a hacer e-learning

Por Karin Pries

El desarrollo de las aplicaciones de e-learning en el Global Campus 21 (GC21) que comenzó hace diez años no fue un logro atribuible a una persona en particular, sino el resultado de un proceso de aprendizaje en común de distintos expertos que contó además con la activa colaboración de los empleados de InWEnt. Los primeros golpes de éxito no fueron cursos de e-learning completos, sino “ambientes de trabajo compartidos”. Como complemento de las instancias de capacitación presencial estos ambientes virtuales de trabajo ofrecían contenidos especializados e informaciones sobre los programas. En ellos, los participantes podían intercambiar y trabajar entre sí con mayor dedicación. El principio “sándwich” dió buenos resultados: las fases de trabajo en línea en el GC21 tenían lugar antes y después de los entrenamientos presenciales.

En el año 2002 el departamento de salud de la Fundación Alemana para el desarrollo internacional (DSE, por Deutschen Stiftung für internationale Entwicklung) me propuso por primera vez asesorarlos en el desarrollo de un curso de e-learning sobre el tema “HIV y SIDA” . Como pedagoga pude contribuir con conocimientos didáctico-metódicos sobre desarrollo curricular, mi experiencia en aprendizaje presencial y en diversos escenarios de e-learning. Además conocía el manejo de la plataforma de aprendizaje y podía asumir la programación y el soporte técnico de los participantes.

El aprendizaje interactivo y el intercambio de experiencias

En los años 90 se le prestaba muy poca atención al tema HIV y SIDA en la formación médica. A raíz de ello, el DSE llevó a cabo medidas de capacitación con formato de blended learning para médicos de África y Asia. Hacia finales del curso en línea, los participantes se encontraban durante una semana para desarrollar proyectos en la lucha contra la pandemia. De este modo, durante las fases en línea adquirían los conocimientos necesarios y una vez finalizado el curso podían mantenerse en contacto entre si a través del GC21.

Nosotros nos tomamos muy en serio a los participantes, su interés en el tema y sus experiencias profesionales. Las fases en línea deberían por ende no sólo apuntar a la adquisición individual de conocimientos, sino también posibilitar el aprendizaje interactivo; el intercambio de experiencias con los demás participantes y con expertos en el tema ofrecían un complemento adicional. El trabajo conceptual en conjunto entre expertos temáticos, expertos en e-learning y empleados de InWEnt nos permitió ir sacando algunas conclusiones:

El material didáctico debía ser relevante para la práctica y promover el aprendizaje, en vez de poner simplemente información a disposición de los participantes. Además teníamos que tener en cuenta que en muchos casos los participantes no tenían experiencia en el manejo de la tecnología, y no todos tenían el mismo acceso a la Internet. El resultado fue un curso con una estructura modular, aún no conforme a las normas SCORM, con una fase introductoria en línea y una fase presencial al final. La relación con la práctica la logramos mediante el uso de ejemplos de casos ficticios y instando a los participantes a concentrarse en su propia experiencia profesional. La oferta se completaba con tareas interactivas, trabajos en grupo e intercambios regulares en foros de discusión. Los participantes que tenían dificultades para conectarse a la Internet podían enviar sus contribuciones al tutor por correo electrónico, lo que pocos llegaron a hacer.

Nueva categoría de blended learning 

El monitoreo sistemático durante el curso, implicando a todos los participantes y miembros del equipo, resultó de importancia para el aprendizaje común y su desarrollo ulterior. También esencial demostró ser la evaluación del curso; desde entonces la seguimos implementando con seriedad. Sólo así pueden mantenerse actualizados los contenidos, las inquietudes de los participantes pueden ser tomadas en cuenta y los cursos pueden ser optimizados constantemente.

Al primer curso exitoso sobre el tema HIV y SIDA le siguieron otros dirigidos a diferentes grupos destinatarios, como por ejemplo uno para formadores de docentes en el sur de África, curso que al igual que el de SIDA me tocó desarrollar. Así nació una nueva categoría de cursos mixtos, o de blended learning, que en los últimos años me han ocupado mucho. Las universidades de los países del sur participan en el desarrollo de estos cursos de 10 a 12 meses de duración con iguales derechos, fortaleciendo así las capacidades de e-learning institucionales de las universidades. De este modo también los participantes se ven beneficiados.

Sobre la autora

Junto con su firma INCCAS, la Dra. Karin Pries es para Inwent un partner histórico en el desarrollo de las aplicaciones del Global Campus 21. Como asesora estuvo presente desde el momento en que se concibió la plataforma, y junto con su equipo desarrolló numerosos cursos de Online- y Blended-Learning que hoy son populares en todo el mundo. Es nuestra capacitadora en Fundamentos de Didáctica Online y consultora de nuestro Centro de Respaldo a Usuarios.

Una nueva era en la enseñanza: la creación del Global Campus 21

Gerd Hönscheid-Gross und Renate Mengler

En realidad todo comenzó en 1992 en Río de Janeiro, durante la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo. Allí se acordó la Agenda 21, un programa de acción para el desarrollo sostenible en el siglo 21 que abarcaba casi todos los aspectos relevantes para el desarrollo, desde la lucha contra la pobreza, la igualdad de género y la protección del clima y de las especies hasta la participación de la sociedad civil en los procesos políticos.

Mientras la Agenda 21 logró dinamizar la cooperación internacional, fue el desarrollo de la web el factor que contribuyó con las condiciones técnicas al clima de excitación previo al despegue. Las nuevas tecnologías, a su vez, allanaron el camino para la simplificación de la comunicación y cooperación.

En Alemania la Carl-Duisberg-Gesellschaft (CDG) y la Deutsche Stiftung für internationale Entwicklung (DSE) eran las dos organizaciones estatales de cooperación al desarrollo que ya se habían especializado en la promoción del desarrollo sostenible mediante la oferta de instancias de capacitación y eventos de diálogo, de acuerdo a la filosofía de la Agenda 21.

Ya en aquel momento la CDG y la DSE llevaban muchas décadas de trabajo exitoso como instituciones educativas con alumnos provenientes de todo el mundo. En esta línea, el contacto con los ex alumnos siempre había sido un instrumento importante, que se lograba mediante el correo postal, algunas revistas y talleres de seguimiento. A ello se sumaba el apoyo de las asociaciones de alumni que organizaban sus propios eventos. Ya para ese entonces el aprendizaje continuo se había convertido en un tema en este contexto.

Visión de futuro y fantasía

Las primeras soluciones técnicas para el e-learning, la cooperación en línea y el E-Business surgieron hacia finales de los años 90. Las posibilidades de su implementación global, sin embargo, eran extremadamente desiguales de un país a otro. Aún hacía falta mucha visión de futuro y fantasía para reconocer el potencial de las nuevas tecnologías para nuestro trabajo.

Luego, el 3 de agosto de 1999 la dirección de la CDG en Colonia dio el visto bueno al proyecto „Global Forum“, que se convirtió en nuestro primer “taller” en la web, y que llevamos adelante con mucho entusiasmo junto a los pioneros de la Internet de la DSE. En forma conjunta elegimos el software a implementar y fuimos definiendo los requisitos que debía tener la plataforma. Se buscó un nombre llamativo para la plataforma, que finalmente fue bautizada “GLOBAL CAMPUS 21″, en relación a la Agenda 21 que había surgido de la conferencia mundial de Río.

En paralelo se comenzó a trabajar en el desarrollo de los primeros cursos de e-learning. Ellos se basaban en el material didáctico de seminarios que ya habían sido probados y que habían gozado de mucha demanda. Los primeros cursos estuvieron dedicados a los temas Gestión del cambio, Gestión del Conocimiento y Gestión del medio ambiente, temas que hoy en día aún siguen formando parte de la oferta de cursos, aunque con contenidos nuevos y actualizados.

Gran éxito en la EXPO

Después llegó la Expo mundial de Hannover del año 2000. Las organizaciones alemanas de cooperación al desarrollo y sus socios estaban presentes, con un pabellón propio, el Global House. Era el lugar ideal para la inauguración oficial del Global Campus 21. El lanzamiento en septiembre del 2000 fue un gran éxito. Entre los primeros promotores del GC21 se encontraba un grupo de directivos, organizadores de eventos de la Expo, sus miembros procedentes de todas las regiones del planeta.

Hacia finales del año 2000 se habían registrado unos 600 usuarios que se comunicaban entre sí desde 30 espacios virtuales. También para esa fecha ya se habían armado siete cursos en línea. El GC21 funcionaba entonces en tres idiomas (alemán, inglés y castellano). Ya podía comenzar la colaboración entre los alumni mediante la comunicación en línea. El año 2001 marcó el comienzo del uso sistemático del GC21 en los programas de la CDG y la DSE. Con la idea de brindar una unidad que funcionara de centro de servicios y asesoramiento se creó el E-Learning-Center.

Cuando al terminar el año 2003 la Cumbre Mundial sobre la Sociedad de la Información (CMSI) en Ginebra proclamaba un plan de acción para superar la “brecha digital”, destacando el potencial de las nuevas tecnologías del conocimiento y la educación, desde el equipo del GC21 podíamos pasar revista a tres años de trabajo práctico en esta dirección. Ocultar

Sobre los autores

Gerd Hönscheid-Gross fue el jefe de proyecto responsable de la creación del GC21 en la Carl Duisberg Gesellschaft. Renate Mengler formaba parte del equipo de este proyecto. Desde entonces, ambos siguen trabajando en promover el uso del GC21. Actualmente Gerd Hönscheid-Gross es responsable del “Alumni Portal Deutschland” y Renate Mengler del desarrollo del formato de capacitación “International Leadership Training”.